Convivencia
Divulgación

Convivencia

La especie humana convive con otras, como por ejemplo la especie Canis familiaris (los perros).

Convivencia

Es bien sabido que nuestra tendencia es un poco egoísta. Somos antropocentristas y hemos normalizado tener como prioridad a nuestra especie, a la que consideramos superior. Los demás animales ni siquiera son considerados como individuos, son “objetos de compra-venta”, “mascotas”, “animales de compañía”, etc… lo que refuerza la idea de que deben adaptarse a nuestra vida.

Nada más lejos de la realidad, si acaso deberíamos verles como a los humanos de la película El planeta de los simios: Seres con capacidad de sentir e intereses individuales, que viven supeditados al capricho de una especie que les considera inferiores.Lo que muchas veces nos plantean en consulta como un problema, no es más que un perro maravilloso tratando de expresarse.

Aprendamos a cambiar hacia una perspectiva más inclusiva, con más equidad, donde todas las personas (incluidas las no humanas) tengan su espacio, y la libertad de ser quienes son sin deberle nada a nadie.

Que en tu familia, y en tu vida diaria, no exista nadie “de segunda”.

“Necesitamos un concepto más sabio y más místico de los animales. Alejada de la naturaleza y viviendo con complejos artificios la civilización humana contempla a otras criaturas a través del cristal de su conocimiento y ve así una pluma magnificada, y toda la imagen distorsionada. Somos condescendientes con ellos porque les vemos incompletos, por el trágico destino de haber caído tan por debajo nuestro. Y ahí es donde erramos. Porque los demás animales no deben ser medidos por la especie humana. En un mundo más antiguo y más completo que el nuestro, se mueven acabados y completos, dotados de sentidos que hemos perdido o nunca tuvimos, viviendo de las voces que nunca oiremos. No son hermanos, no son subordinados: son otras naciones, atrapadas con la nuestra en la red de la vida y el tiempo, compañeras de prisión del esplendor y los dolores de la tierra.”

📖 Henry Beston, The Outermost House: Un año de vida en la gran playa de Cape Cod